Los científicos que estudian los cambios climáticos en la Antártida alertaron sobre el desprendimiento de una enorme capa de hielo de 415 kilómetros cuadrados. La advertencia tiene que ver con la rapidez con que se está produciendo el descongelamiento y las consecuencias que podría acarrear.

Las imágenes satelitales tomadas por el British Antarctic Survey, un instituto que realiza investigaciones científicas en el continente blanco, revelan la desintegración de un bloque de hielo en el oeste de la Antártica, proceso que empezó el 28 de febrero. Es el extremo de la plataforma de hielo de Wilkins, que ha estado allí quizás unos 1.500 años.

Esto es resultado del calentamiento global, dijo el experto David Vaughan del BAS. Y explicó que aunque los témpanos se desprenden naturalmente de la plataforma, desplomes como éste son inusuales pero se están dando con más frecuencia en las últimas décadas.

En ese sentido, Vaughan señaló que el descongelamiento “está ocurriendo mucho más rápido de lo pensado”. “No esperábamos que pasara tan rápido. La capa de hielo pende ahora de un hilo”, agregó.

“Es algo que no se ve con frecuencia”, comentó Ted Scambos, científico jefe en el Centro Nacional de Datos de Nieve y Hielo en Boulder, Colorado. “Las grietas se llenan de agua y se cortan y desploman”, aclaró.

En los últimos 50 años, en la región se registró el mayor aumento de temperaturas a nivel mundial con un promedio de medio grado por década. “Creemos que el aire tibio y el efecto del
aumento del nivel del mar causaron el desprendimiento”, remarcó Scambos.

Fuente: Clarin.com