El español lo confirmó hoy en su sitio web. Firmó un contrato por un año con la escudería francesa y cobrará 35 millones de euros, sueldo récord en la categoría. Tras un año lleno de polémicas rescindió con McLaren y regresó a “su casa” donde supo ser bicampeón.

El español Fernando Alonso llegó a un acuerdo para regresar a Renault con un salario récord para la Fórmula Uno, según aseguraron hoy varios medios de prensa. Además, el piloto reveló en su sitio web que puso la firma con la escudería francesa. Según medios españoles, el contrato es “histórico” y le reportará al bicampeón mundial unos 35 millones de euros al año (unos 51 millones de dólares). El asturiano de 26 años anunció su retorno al equipo francés, tras una turbulenta temporada con McLaren. Con Renault, Alonso fue el piloto más joven en ganar dos títulos consecutivos de Fórmula Uno, en el 2005 y el 2006.

El acuerdo, un secreto a voces, se hizo público hoy tras la decisión de la FIA (Federación Internacional de Automovilismo) de no sancionar a Renault por el presunto espionaje a McLaren. “Estoy muy feliz por haber firmado con Renault. Todo el mundo sabe que es un gran equipo. En las temporadas 2005 y 2006 ganaron el campeonato y yo pude ser parte de ese éxito. Es uno de los más grandes equipos, con el apoyo de importantes empresas. Un equipo que sabe lo que hace falta para ganar“, dijo.

El piloto contó cómo había vivido la espera hasta que el acuerdo con Renault se hizo público. “Para ser honesto, las tres primeras semanas de noviembre, estuve de vacaciones, porque las necesitaba, y completamente desconectado de la Fórmula Uno. La decisión de elegir un equipo no me llevó más de una semana, porque tanto yo como mi gente teníamos muy claro lo que queríamos”, subrayó Alonso.

Alonso no quiso profundizar en cuántas habían sido las opciones que ha estado manejando a la hora de elegir destino. “Puedo decir que no fue fácil. Soy uno de los 22 privilegiados que pueden conducir un Fórmula Uno cada año y soy todavía más privilegiado por poder darme el lujo de abandonar un gran equipo y acabar en otro gran equipo. Muchos grandes pilotos jamás pudieron correr en la más alta categoría”, explicó.