A 100 pies bajo el suelo y a treinta millas de la antigua ciudad de Turín, al norte de Italia, en el Valle de Valchiusella se encuentra la que muchos han catalogado ya como la octava maravilla del mundo.

Se trata de una serie de galerías excavadas y ornamentadas como palacios que su creador, el italiano Orberto Airaudi, ha bautizado como “Los Templos de Damanhur“. A lo largo de sus más de 91.000 metros cuadrados, Orberto ha intentado contar toda la historia de la humanidad a través de los motivos, pinturas y relieves que pueblan cada rincón del lugar.

Según dice el propio creador, a la temprana edad de 10 años comenzó a tener visiones en las que veía templos… y son esos templos los que ha querido reproducir en todo el complejo. Ahora Orberto Airaudi tiene 57 años y trabaja en el mundo de los seguros.

Toda la obra fue mantenida en secreto durante su construcción hasta que la policía irrumpió en el lugar con la excusa de una posible evasión de impuestos. Orberto no les enseñó más que una parte, pero un año después recibió una amenaza directa por parte de las fuerzas del estado: Enséñanos todos esos templos o lo dinamitaremos

Muy pocos han tenido la suerte de visitar por sí mismos el lugar, que sin duda debería ser considerada como la octava maravilla del mundo.

Fuente: Mundo Teoriza