En un programa de la televisión libanesa, un imán saudí ha explicado cómo debe pegarse a la mujer. Asegura que antes de golpearla hay que utilizar otros métodos, como dejar de “compartir cama y conversación”, pero que si eso no funciona, se puede golpear “sin pasarse”. Por ejemplo, el imán explica que podría usarse para golpearla “un cepillo de dientes”.

Tras la denuncia de un centenar de asociaciones de mujeres, el juez citó al imán como imputado por un delito de incitación a la violencia, y el denunciado ingresó en prisión condenado a un año y tres meses. La pena de prisión fue suspendida poco después a cambio de que el imán hiciera un curso sobre derechos humanos.

Sin duda alguna es algo denigrante lo que ha hecho este hombre, (que no merece que se le llame así, eso no es un hombre) tiene una manera perversa y totalmente equivocada de pensar…<a